LOS PRIMEROS MILAGROS



           "Pero El PADRE, que está en mi, ese es que hace las obras" (Juan c.14 v.10)



Desde el inicio de su peregrinación sobre la tierra, aún en el periodo de su adolescência, INRI CRISTO oía una o otra persona agradecerle por haber sido mitigado su sufrimiento. Sin embargo, esta actitud ocurría tan raramente que podría ser considerada coincidencia, pero, casualmente o no, a menudo alguien intuitivamente se acercaba de INRI y le solicitaba que pusiera su mano en alguna herida, o en alguna parte de su cuerpo que estuviera enferma.

Sin embargo, el constante cambio de ciudades y países y el hecho de que aún no se habia se purificado ni tampoco santificado en el ayuno le propiciaban solamente señales homeopáticos de su verdadero potencial y de la santidad vehemente y eminentemente ocultada en su envoltorio carnal. Hasta aquél momento, las curas hechas por sus manos o en consecuencia de sus poderosas palabras, a pesar de insofismablemente loables como la extinción de cánceres, úlceras, la completa recuperación de tuberculosis y otras infinidades de molestias, todas oriundas del pecado, no producían a los ojos humanos ningún efecto digno de reconocimiento y de identificación del Hijo de DIOS por no aportar ninguna connotacion cinematográfica.

Cuando, en plaza pública, INRI CRISTO se deparaba con los paralíticos, los contemplaba meditativo y, compadecido, intentaba recordarse como antes de ser crucificado los solia hacerlos andar, y sentía su corazón pulsar más fuerte, avisándole que había una barrera a transponer y una fuerza condensada en su interior a punto de estallar.



INRI CRISTO analiza y explica ‘El Poder de la Cabalá’ de Yehuda Berg (Editora Imago)

Conozca el libro El Poder de la Cabala en PDF.



La cabalá es un instrumento que faculta descifrar los enigmas de las Sagradas Escrituras, para saber discernir en las fabulas, leyendas y parábolas, la esencia de la ley divina, igualmente, los misterios del Cosmos expresos en la naturaleza.

Así habló INRI CRISTRO:
“Conforme narra el autor del libro El Poder de la  Cabalá, el conocimiento legitimo sobre la Cabalá fue revelado hace cerca de dos mil años, a través de un conjunto de libros llamados Zohar. O sea, esto aconteció después de la crucifixión y también después que los judíos fueron expelidos de la Palestina, a camino de la diáspora. En el dolor, en el sufrimiento, ellos fueron humildes y finalmente  buscaron comprender lo que yo decía. Hasta entonces, en su mayoría, los doctores de las sinagogas estaban fijados en la interpretación literal de las escrituras, sin invocar la anuencia de DIOS. El orgullo no les permitía pedir al ALTISIMO, al CREADOR Supremo, el Eterno, una visión más amplia de las leyes. Y yo, con la anuencia de ÉL, mi PADRE, SEÑOR y DIOS,  interpretaba la ley cabalísticamente, de la forma más inspirada, ortodoxa y justa posible. Desde aquella época mi PADRE me concedía vislumbrar lo que está del otro lado de la cortina mística (o metafísica, como quieran) que separa el mundo físico de la realidad espiritual. Así, delante algunos pronunciamientos que manifesté, tales como:”  De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy.” (Juan c.8 v.58) “Yo y el Padre uno somos. (Juan c.10 v.30)” El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (Juan c.14 v.9)” El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella”. (Juan c.8 v.7) “porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo”. (Mateo c.12 v.8), de entre otros, los escribas y fariseos de aquella época, fanáticos, fijados en la interpretación literal de las escrituras, intentaron me apedrear, decían improperios, se soliviantaban y me odiaban, al contrario de buscar humildemente en el ALTISIMO  la asimilación, la comprensión de por qué yo hacía tales declaraciones.


La Primera Túnica y el Manto de INRI CRISTO


  

 La Primera Túnica de INRI CRISTO

Berta Segura Sánchez, después de haber preparado el local donde INRI CRISTO ayunó en Santiago de Chile, procuró también la confección de la primera túnica.

Difícil fue hallar el tejido que ella, inspirada por DIOS, hubo recomendado. Después de incontables búsquedas infructíferas, ya desesperanzadoras, encontraron finalmente, cerca de donde ella vivía, la última parte de una pieza de lino puro y blanco, exactamente igual al indicado.

La Vidente de Buenos Aires



INRI CRISTO, en su peregrinación sobre la tierra, de país en país, de ciudad en ciudad, llegó Buenos Aires, por la gana divina, aún disfrazado en vestimentas profanas ("Vendré a ti como un ladrón, y no sabrás la que hora vendré a ti..." - Apocalipsis cap.3 vers.3), antes del primer ayuno en Santiago de Chile, sin tener conciencia de su verdadera identidad. Después de haber se reunido con los periodistas en el Hotel De Las Américas, pasó a recibir en audiencia las personas que lo buscaban en búsqueda de orientación espiritual.

De entre las que comparecieron, surgió una mujer sexagenaria, que le pidió una solución para el problema de su hija, cuya vida conyugal era un infierno, alegando que era insoportable convivir con su yerno.

Confesión de INRI CRISTO: SOY LOCO SÍ


Así habló INRI CRISTO:

“Soy loco sí, porque adoro mi PADRE, el Supremo Creador, único Ser increado, único eterno, único Ser digno de adoración y veneración, omnipresente, omnisciente, omnipotente, único SEÑOR del Universo. No adoro estatuas; no me inclino delante de ídolos como la mayoría de los “normales”. No gusto de tomar bebidas artificiales, que el común de la gente “normales” gustan. No aprecio comida industrializada, tampoco transgénicos, que la mayoría gusta. No gusto de ingerir cadáver – ni de gallina, ni de vaca, aún menos de cerdo – lo que la mayoría gusta. Finalmente, no aprecio nada antinatural. Entonces todo eso me auspicia, me otorga el honroso estatus de loco. A los ojos de los contrarios, ahí se evidencia mi locura. Comprendo mi condición de loco y comprendo que, como soy diferente, vivo al margen del trivial, los “normales”, los comunes, me vean como loco. Y las personas que piensan como yo, los que me siguen, los que simpatizan conmigo aún la distancia, obviamente también son juzgados de locos.

LAS SEÑALES DEL ALTÍSIMO


Para situarse bien ante DIOS, no basta leer La Biblia; es necesario cumplir la ley de DIOS y, principalmente, estar alerta a las señales del ALTÍSIMO

           Así habló INRI CRISTO: 

          “De más sublime de todos los artes, arriba aún del arte de la dialéctica, consiste en interpretar humilde y serenamente las señales del ALTÍSIMO, la voz del SEÑOR del destino, que se manifiesta, aunque fragmentada, en la boca de los demás, incluso de un transeúnte desconocido. He ahí por qué es necesario dejar registrado no sólo en beneficio de mis hijos contemporáneos, como también a los seres humanos de la posteridad, que para estar en armonía con DIOS, para conseguir andar dentro de la ley de DIOS y situarse bien delante del SEÑOR no basta leer e interpretar la Biblia; además de cumplir la ley del SEÑOR es necesario estar alerta a las señales que Él emite.

         El SEÑOR, mi PADRE, Supremo CREADOR, único ser increado, único eterno, único ser digno de adoración y veneración, casi siempre actúa en el silencio; Él se mueve silenciosamente y emite Sus señales. ¿Por qué Él produce las señales? En la mayoría de las veces Él emite las señales sutiles para que sólo los hijos de él, sólo los que están bien atentos puedan entender y asimilar; sólo aquellos que se esfuerzan para comprender el conjunto armonioso de las leyes del SEÑOR merecen interpretar las señales. El SEÑOR me instruyó a estar siempre atento, pues a las veces hasta un mendigo podría transmitirme un mensaje.

El anuncio del Reino de DIOS




La esperanza en el Reino de Dios es casi tan antigua como la existencia de los seres humanos; se refiere a los comienzos de la humanidad, ya que los antepasados ​​Adán y Eva, después de experimentar el fruto del árbol de la vida, fueron expulsados ​​del paraíso. Pero uno tiene que descifrar este enigma teológico. En lugar de llegar a creer que el cielo es un lugar hermoso y encantador, adornado con árboles frutales y hermosos paisajes, INRI CRISTO nos enseña que el cielo, el Reino de DIOS, está en el cerebro y en el corazón de cada hijo de DIOS que vive en armonía con la ley divina. La promesa de la venida del Reino de DIOS (Venga tu Reino - Mateo c.6 v.10) muestra el anhelo íntimo de los seres humanos para volver a descubrir el paraíso perdido, el estado de inocencia y el sentido mismo de la vida en su foro íntimo, en la comunión espiritual con el CREADOR.